Conservación de las Colecciones


Cada muestra antes de ser ingresada, guardada o depositada en los gabinetes de la colección botánica, se le debe aplicar un tratamiento de preservación químico o físico, en caso de no utilizar químicos se expone los nuevos especímenes a microondas o a la congeladora a fin de eliminar posible posturas de huevos de insectos que son imperceptibles al ojo humano y luego se ingresa a la colección científica. Las condiciones de almacenamiento son ambientes secos, fríos y aislados de insectos.

Nuestro herbario tiene sus propias reglas para el manejo del material botánico y mobiliario respectivo que todo visitante debe obedecer. La revisión del material de herbario es constante por el personal debido a que la proliferación de insectos y ácaros es inevitable.

Los principales enemigos de las plantas secas o herborizadas son la humedad, las altas temperaturas, los vientos o aires contaminados de otros ambientes y la luz constante. Estos enemigos de la colección botánica crean ambientes propicios y traen agentes biológicos destructores como  los coleópteros (curculiónidos), los pescaditos de plata y los hongos. Lasioderma serricorne, Stegobium panicum y Atropeas divinatoria presentan un estado larval que dura de 70 a 90 días, sin embargo hay familias de vegetales resistentes a los ataques de estos como las Lauraceae, Bignoniaceae, Ulmaceae, Gesneriaceae, Pinaceae, Acanthaceae, Rutaceae, Moraceae, etc. Mientras que hay otras familias muy susceptibles al ataque de estas plagas como las Cactaceae, Compuestas o Asteraceae, Solanaceae y Umbeliferae o Apiaceae.

Por lo tanto, para preservar nuestra colección se ha acordado las siguientes reglas, actividades o condiciones que deben mantenerse en nuestro herbario para su preservación:

  • Principalmente la colección de plantas se preserva mediante la impermeabilización de nuestros ambientes a agentes físicos como la temperatura, humedad, luz y cruces de aires. Es decir, la colección debe permanecer a puertas cerradas, con la menor cantidad de luz, a una temperatura inferior a los 18 ºC y con una baja humedad ambiental. Todo esto se logra con un buen sistema de aire acondicionado, mantenimiento e impermeabilización de los ambientes del Herbario.

     


  • La fumigación o desinfectado general es una labor que se debe realizar cada seis meses a un año si hubiese necesidad o ataque de agentes biológicos destructores, esta actividad se realiza mediante la colocación de tres vasos pequeños de fostoxin por cada armario, el cual se cierra herméticamente. También se deja cerrado el Herbario durante dos semanas por lo menos, para que los vapores tóxicos que despiden el fostoxin impregnen en los especímenes y el personal no inhale los gases tóxicos que desprende este químico. Pasada las los semanas lo vasos de fostoxin deben ser retirado de los ambientes del Herbario.


  • La preservación local o especifica es la fumigación o desinfectado de las partes contaminadas de un espécimen o del espécimen entero, de un conjunto de especímenes o un mueble de herbario, esta preservación se debe realizar a los especímenes contaminados, habitualmente se lo debe realizar con alcohol yodado o con algún otro químico que no sea dañino a la salud humana. Específicamente para controlar hongos se puede fumigar con formol al 10% o lavar el espécimen con alcohol yodado. Todo ejemplar contaminado deber ser retirado de la colección y tratado para su preservación.


  • Los especímenes después de haber sido secado en la estufa, deben ser pasados por el congelador a temperatura inferiores a 0ºC hasta -20ºC durante 48 horas. También puede usarse el Microhondas, donde se puede introducir el material o espécimen en dos periodos de 250 segundos. Al recinto donde está la colección no se debe introducir material vegetal sin antes ser tratado en la sección de recepción, secado y desinfección.


  • Se prohíbe el ingreso de plantas vivas  al herbario, El horno microondas también puede ser utilizado para destruir depredadores en las plantas antes de su ingreso.