Conservación del Jaguar en las Tierras Bajas de Bolivia

El jaguar (Panthera onca) o tigre como se lo denomina localmente, es el felino más grande de Bolivia. Esta especie desempeña un papel crítico y fundamental en la dinámica de los sistemas ecológicos ya que al consumir una gran variedad de presas naturales, mantiene la salud y el vigor de las poblaciones presa, se constituye en un factor regulador del incremento de estas poblaciones contribuyendo directamente en el mantenimiento de las condiciones ecológicas. Este felino es además sensible a las presiones de cacería y a los cambios que afectan tanto la cobertura de vegetación, las fuentes de agua, así como también a sus presas, por todo lo mencionado anteriormente las investigaciones realizadas en este proyecto se enfocan en esta especie, considerada una indicadora de procesos ecológicos en funcionamiento.

En Bolivia la distribución del jaguar abarca varios tipos de bosque en las tierras bajas, desde el bosque Chaqueño al sur, hasta el bosque Amazónico en el norte del país. Sin embargo, en los últimos 50 años el área de distribución histórica del jaguar se ha visto disminuida en más del 30 % debido a la pérdida y fragmentación de hábitat causada principalmente por la expansión de la frontera agrícola. Otras amenazas que enfrenta esta especie son la cacería directa de ejemplares, derivado del conflicto por depredación del ganado, comercio de pieles y tráfico de colmillos y la cacería de presas naturales del jaguar.

El Proyecto de Conservación del Jaguar en las Tierras Bajas de Bolivia tiene como objetivo generar datos sobre la distribución, densidad poblacional, patrones de actividad, movimiento y uso de espacio del jaguar, abundancia y relación con las especies presa, interacción con otros felinos, conflicto con ganadería y gente, factores de riesgo para la especie y otra información que pueda ser aplicada en la gestión y manejo sostenible de los bosques beneficiando a la sobrevivencia de esta especie y a la naturaleza en su conjunto, así como también a la población humana en nuestro territorio.

Dado el contexto productivo de las tierras bajas de Bolivia, el proyecto se desarrolla no solo en áreas protegidas, sino también en territorios indígenas, tierras de uso forestal y de ganadería extensiva, las cuales se destacan por cubrir grandes superficies y mantener mejor conservados sus bosques y la biodiversidad. Estas grandes extensiones de áreas naturales son indispensables para la supervivencia y conservación del jaguar.

Este proyecto es una iniciativa del Museo de Historia Natural Noel Kempff Mercado.