Ciencias Evolutivas y de la Tierra


Objetivos

Uno de los objetivos del Museo en el año 1995, era completar con otra área de ciencias naturales, como es la Geología y sus ramas la Paleontología y la Mineralogía, y aunque faltan muchos temas por incluir en las ciencias de la Tierra, se inició el trabajo con el nombre de “ Ciencias Evolutivas y de la Tierra con la premisa de que la evolución es la Síntesis de la Biología.

El primer paso que se realizó fue el de constituir una colección Paleontológica, de las cuales hay muy pocas en el país, y con lo que había en ese momento en el Museo de Historia Natural de la universidad, fue suficiente para mostrar el rico potencial que tienen todos los departamentos de Bolivia en materia fosilífera y en especial el oriente boliviano. En este sentido, el MHNNKM se enorgullece de tener una colección bastante considerable de fósiles, tanto de vertebrados como de invertebrados.

Por otro lado, la investigación científica, incentiva a abrir las puertas de este Museo a estudiantes tanto de escuelas, colegios, como de universidades y post-graduados, para mostrar las colecciones y trabajar sobre ellas.

Esta área, que lamentablemente no pudo tener un curador estable, cuenta entre sus colecciones con 400 variedades de rocas y minerales y más de 5000 especies de trilobites, pelecípodos, braquiópodos, conularias, moluscos, corales de propiedad de Mario Suárez, que durante su periodo de Director del Museo , fue también quien ejerciera la curatoría de esta área, con ayudantes esporádicos, uno de ellos el actual Licenciado Huascar Azurduy, quien hizo su tesis sobre trilobites del devónico.. Después de recibirse de biólogo el licenciado Azurduy ejerció la jefatura y curatoria de esta área, habiendo ordenado las grandes colecciones de invertebrados. Lamentablemente otra vez el área tuvo que quedarse sin un curador, posteriormente hubieron algunos estudiantes en forma muy esporádica que estuvieron encargados de la misma y actualmente de forma esporádica también a cargo del biólogo Franklin Aguanta.

pal7
pal8

El Museo en los inicios, tenía algunas piezas paleontológicas, especialmente una cadera y otros huesos de un megaterio encontrado en los alrededores del Ingenio La Bélgica. En años posteriores y gracias a la Aduana del aeropuerto, se decomisaron huesos de proboscidios de Tarija, y lo más sorprendente, es que el espécimen que más llama atención en las salas del museo, fue traído en una camioneta de servicios, depositado en la puerta y sin otro comentario más, lo acomodamos en la sala, es de un cráneo de un Cuvieronius tarijensis adulto, al cual se le insertaron las dos defensas dentarias de plástico, que hacen un buen ejemplar de exhibición. Además, existe una quijada inferior de un Cuvieronius “bebe”, muy raro recientemente donado. Gracias al cierre de una oficina, se obsequiaron moldes de pisadas o huellas de dinosaurios, también como cosa rara se tiene un ejemplar de un huevo de dinosaurio de China.

En los depósitos del área, se tiene algunos ejemplares únicos a nivel mundial, como varios holotipos que fueron estudiados por especialistas como Huascar Azurduy y otros paleontólogos franceses, como Philipe Janvier.